Lectores

MATANEGROS. Ideario nazionalista

3Comentarios

El negro enano me mató. Gran abrazo. Arq. Gustavo Nielsen, escritor, Premio Clarín.

La única crítica que tengo para hacerles es que en los Clasificados no hay oferentes mendocinos que, dado su racismo de nivel municipal y de cabotaje, son paradigmáticos “matanegros”. Maravilloso lo de ustedes. Julio Rudman, ex Radio Nacional Mendoza.

 Nuestro Apartheid criollo y cotidiano. Brutal. Bien ideado. Yo incluiría al negro en la familia: “Mi nena se juntó y embarazó de un ‘cabeza’.” Matías Marini, periodista internacional.

Lamento reconocerlo, querido Alejandro, pero es un tema recurrente en nuestra sociedad vernácula, nada nuevo bajo el sol. Solo  hay víctimas de un protopaís. Abrazo enorme. Carlos Demarinis, artista plástico.

En principio lo relaciono con nuestra falta de identidad como pueblo, un pueblo que reniega de sus raíces y festeja ser “la París” de Sudamérica. Pocas naciones han dilapidado tanto su cultura e incorporado costumbres ajenas en desmedro de la propia. De esta manera nos convertimos en una sociedad permeable e influenciable de las malas costumbres, y el racismo y la discriminación están a la orden del día. En nuestra sociedad también es una frase con un fuerte contenido político: El “negro de mierda” es el pobre, el malo, el sucio, el que no entiende. Todo esto, desde la visión del poderoso. Lo llamativo es cómo han logrado imponer discriminación interpares.  Para pensar. Muy buenos los carteles, quizá un poco fuertes. Fabián Abate, Lic. en Relaciones Laborales.

Es triste que estas sean “formas de decir ” y se las escuche y se las deje pasar… Son un racismo congénito, una profunda ignorancia. Lo interesante de este trabajo es el hecho de que verlas en imágenes resulta ( y resalta) aún más lo absurdo y repulsivo de esta forma de decir… Pero ojo con las sutilezas de las sátiras: tal vez no todos las entiendan… Para dejar un poco de esperanza, me acuerdo de una frase que más de una vez escuché en una ciudad de Entre Ríos: (Entro a un almacén) “Mi negri, ¿en qué la ayudo?”. (Salgo del almacén) “Que tenga lindo día, mi negri”. Laura Abate, Arq. UBA.

Raulo querido, periodista extraordinario, grosísimo escritor y amigo. Que sepan los que no lo saben: desde que compartí redacción con vos, no hago otra cosa que valorar aquellos tiempos en los que tanto aprendí. Y cuando leo tus magníficos textos, tomo conciencia de cuánto me falta aún. Un fuerte abrazo y muchísimas gracias. Carlos Algeri, periodista, escritor, locutor radial.

¡Bien, Raúl! Me gusta mucho, pero mantiene una visión sesgada. No es sólo el aspecto de “negro”: hay algo aún más profundo. Me explico: habría que sumar, en el texto inicial y acaso en los “clasificados”, a los tucumanos, salteños, jujeños, misioneros, formoseños, chaqueños, etc. Mencionar a provincianos morochos: nativos argentinos. Me parece sustancial: esos sí que son descendientes de nacidos en el país. Los hijos de inmigrantes llaman “negros de mierda” a los hijos de nativos. Es mi opinión, y espero sea de utilidad. ¡Abrazón! María Neder, poeta, periodista, musicóloga.

Tenés razón, cherí  Mariú: es una visión sesgada… por nosotros, hijos (de puta) de inmigrantes. Pero no menos cierto es que hasta un nativo venido a más en Baires les dice “negros de mierda” a sus congéneres (más profundo aún), digo. Cómo nos han cagado el seso (y el alma) los mandamás de la patria “blanca”… Abrazos, RGL.

¡Claro que sucede eso, Raúl! Tema interesantísimo, porque ellos mismos aspiran a matar sus propios orígenes: en eso consiste el mecanismo que ya sabemos… Por eso este macabro está en el poder… Pero igualmente sabé (puedo decirlo por andar estas regiones) el “negro de mierda” se origina desde un lugar que niega al nativo y todo lo que represente su cultura, su historia, ese mismo nativo. ¡Lindo tema para una mesa de debate! Desde Salta, María Neder.

Querido Raúl: duros, fieros, crueles tus “negros” en esos carteles imaginarios que, sin embargo, revelan el deseo profundo de un montonazo de HdP que, cultural y económicamente colonizados, se creen con derechos “blancos”. Mayordomos racistas del poder ruralista, que yo detesto. Fuera de esta bosta congénita, un detallecito positivista: también nos decimos “negro” o “negrito” por afecto, o “¡hijo de puta!” al reencontramos con un viejo amigo, p.ej. La bipolaridad lingüística nos está matando, pero, en el fondo, lo tuyo tiende al amor. Tremendo pendenciero sos, y eso es lo que de vos más aprecio. Amén de la imaginación y de la escritura y del humor negro que, creo, tanto te caracteriza. Loco abrazo. Lic. Nicolás Magallanes, etólogo fueguino y contratapista del thriller “Los perros”.

Lo más sincero es dudar. No estoy decidido (a opinar), y no tengo por qué ponerme los patines y salir rajando a elogiarte o denostarte. La idea es ocurrente, sí, pero le falta fuerza al diseño. Si se va a ofrecer algo que pretende ser original (que de base lo es), tiene que impactar al primer vistazo. Esta serie tiene de original el concepto, pero no “impacta”. Y una buena idea que no llega con fuerza indispensable para llamar la atención, asegurándole al lector/observador que al fin esto es humor, pero con un mensaje fuerte y claro, además de una advertencia o crítica de una falencia grande en nuestra sociedad, corre el riesgo de ser sospechado de copia (no voy a decir plagio) que le quita chispa. Por eso dudo. Reciba usted un fuerte abrazo. Andrew Graham-Yooll, periodista, traductor, poeta.

Raúl, vaya una reflexión boluda: jamás conocí a ningún tano ni yoyega ni franchute ni british ni afro ni yorugua ni sudaca que viva preguntándose quién es, quién soy, cómo me ven afuera, etc. Somos incurables, los argentos… Abrazo solidario de un “negrito” de acá a la vuelta, y a mucha honra: Dr. Tito de Salguero.

¡Genial, Raúl! Recién hoy estoy en condiciones de responderte. La instalación que armaste tiene una característica muy piola: usaste las armas del enemigo (los carteles) para cuestionar al enemigo. ¡Pocas veces se da esto! Silvia (compañera) hizo otro análisis muy interesante. Para ella, al quitarle dramatismo al mensaje de los carteles, eso hace más original la propuesta.Te agrego algo más: pensá en la posibilidad de que a la instalación se le sume una performance. Podrías ser vos y/o un amigo que posen junto a los carteles con las caras pintadas de negro. No hay que olvidar que, en la actualidad, se imponen los géneros híbridos. El amigo Claudio (Mangifesta) está recorriendo la provincia de Buenos Aires dando charlas sobre poesía visual. Un apóstol. Yo, por mi parte, completé un nuevo libro sobre el género, que publicaremos a medias. Estamos armando toda una colección dedicada exclusivamente a la poesía visual. La locura me la quité en estos días, dibujando. Terapia barata, si las hay. Un fuerte abrazo. Luis Pazos, periodista, poeta, artista conceptual, performer.

Respuesta by RGL, 17/9/16: si salimos a la calle con nuestros carteles cuasi racistas & las jetas pintadas de negro (por duelo), las bestias de turno nos cagan a patadas. Dejémoslo así, como una boutade gráfica, nomás (y que las redes nos sean propicias).

Balance by RGL: con mis ilusorios carteles sobre la xenofobia antinegra he fracasado con todo éxito. Fuerte ese aplauso. Pocos receptores apreciaron el convite del concepto & hasta hubo un par que me putearon. Dicen que el horno no está para bollos y que meter baza con nuestras defecciones raigales es una porquería anti M. Los entiendo. Sienten que la coyuntura política & económica es decadente y fracasista, y mis morochos les caen pesados. Ergo, a bailar entre las ruinas, como Zorba & Alan Bates. Que fracasar así es más noble que triunfar con el culo sucio, o roto. Rendirse, jamás. Abrazos & avanti.

¡Ánimo, Raúl! Es inevitable que, con el correr del tiempo y según vayas produciendo obras de arte, alguna sea rechazada o no exprese claramente lo que vos querés decir, así que no te privés de hacer lo que quieras, porque el camino es largo, sinuoso y lleno de obstáculos. Te maileo aparte, para hacerte una inmejorable invitación: nos vamos a reunir en patota y vos no podés faltar, porque la idea de una presentación privada fue tuya. Mucha fuerza y un gran abrazo. Luis Pazos, poeta visual, cofundador del grupo “Escombros, artistas de lo que queda”.

 Opinión by Abate: mi querido amigo, yo no sé si acá vale decir éxito o fracaso. Modestamente, creo que el arte trasciende desde el momento en que alguien lo genera. Y vos lo generaste, y yo te ayudé con las imágenes. Si no gustó masivamente, bueno, ¿acaso cuando Vincent pintó sus girasoles alguien fue a aplaudirlo? La argentina es una sociedad xenófoba y clasista, y yo aplaudo sinceramente tu iniciativa. Gran abrazo fraterno. Alejandro Abate, bibliotecario, colaborador en “Matanegros” y diseñador de este sitio web.

“Te tenemos fichado, zurdo de mierda. Terminala con los negros”, etcétera: cuarto mensaje telefónico sin número de emisión, 5/10/16, 12:30 hs.

Toda mi solidaridad, Raúl. Un abrazo y acá estamos. Vicente Muleiro, dramaturgo, poeta, periodista y ex subdirector de Radio Nacional.

Increíble, ridículo que te amenacen por esto. Y por cómo consiguieron tu fono, no te persigás: casi todos son conseguibles en Internet. También aparecen nuestros DNIs, CUITs y más datos, con sólo escarbar un poco. Mi solidaridad sea contigo, “negro”. Abrazooo. Alejandro Waksman, ex periodista & “uruguayófilo” ad hoc.

Hijos de puta nos vigilan. Abrazo. Dr. Tito.

Querido Rauli, lamento mucho este incómodo proceder de los “mataprogres”.  También lamento aconsejar que lo mejor es no revolver el ambiente demasiado y esperar que la tormenta pase.  Los que llaman están tratando de hacer “causa”, y no creo que valga la pena. Cariños a tu mujer y un abrazo para vos. Andrew Graham-Yooll, periodista, traductor, poeta, desde Londres.

Que podés esperar, si no son más que unos negros (?). Daniel Choclín, dentista.

RAULY: SI TE AMENAZAN POR TELÉFONO ES PORQUE SON UNOS NEGROS DE MIERDA. ME ENCANTAN LOS CARTELES TUYOS Y DE ABATE. Y SÍ, QUÉ SE LE VA A HACER: SOS NEGRO Y ZURDO, Y SÓLO PUEDO DECIRTE QUE SOMOS DOS. ES UN MOMENTO EN EL QUE ESO SE TRATA DE ESCONDER, PARA QUE SE VEA ÚNICAMENTE EL ACTO DE HACER LO QUE DICEN TUS CARTELES, PERO QUE NO SE DIGA QUE SE HACE. SE HACE Y LISTO. ABRAZO AMIGO. Yoyi Diez, actor, dramaturgo, director.

Repudio absoluto. Asco. La mano de obra desocupada de siempre. Estamos con vos, Rauly. Matías Marini, periodista viajero.

¡¡¡Tremendo pecador!!! Felicitaciones por eso!!! ¡¡¡Abrazos, querido!!! Fernando Spiner, director de cine, candidato al Oscar con su film “Aballay”.

Jajajá, los escritores son seres extraños, de otro mundo, ese mundo que tanto nos gusta a los lectores, pero muy poquitos, como vos, nos dan bolilla, jajajá. Daniela Churruarín, profesora de literatura adolescente de Larroque, Entre Ríos, quien, sin nombre, figura en “Los perros”.

Opiniones se aceptan.

Abrazos.


Julio Rudman, por Dos de miedo

Raúl querido, acabo de leer “Dos de miedo”. Más que miedo, dos placeres. Para colmo, mi esposa se llama Celia Belmes (pariente muy lejana de aquel tránsfuga de Miramar). Aprovecho para abrazarte a la distancia y brindar por la buena vida.

PD: Resulta que el padre de Celia, mi suegro, fue obrero textil comunista, así que ambos estamos orgullosos de este (y no del otro) Belmes.
Auguri para el 2014 y espero tus nuevas obras.

24/12/13
Julio Rudman
Radio Nacional Mendoza

Daniel Choclín, por Dos de miedo

Sé que el que intenta buscar una equivalencia con la realidad obviamente no la va a encontrar, porque esto es ficción. No soy un buen comentarista, pero las dos historias me gustaron, se dejaron leer con la prosa algo inconexa de don RGL. Él escribe así tanto en sus mails como en sus libros, y una vez que te acostumbrás es muy ameno. Mezcla lenguaje culto con vulgar, y con uno sui generis. “El Reaparecido” te atrapa, y el final es también inesperado, un eficaz mecanismo literario. Lo que no me creo es que un fantasma tome leche, ¡jajá! A “La sombra ingrávida”, por desarrollarse en Miramar, no lo pude leer de manera objetiva, pero me esforcé y me entretuvo. Me costó porque asocio a los personajes con la gente de veras, y eso me pasó también con “Bajamar” y con “Cangrejos”. Lo que no sé es por qué soy “el pecoso”. Me busqué pecas, y no tengo (manchas de la edad, sí), pero después pensé que quizá sea por la relación choclo-granos-pecas, y que “granudo” hubiera sido más feo pero más directo. Se ve que estamos como homenaje y en broma, en un código entendible sólo por nosotros, y que quien no nos conozca lo verá de otra manera. La Choly del cuento, nada que ver con la real, ¡jajá! El caso es que lo leí en la cama, con Morita dormida al lado, y debo haberla despertado veinte veces con mis carcajadas. Más que “de miedo”, ¡me hizo cagar de risa este Rauly! Ucronía: la Bolex es una filmadora de 16 mm de los años 60 y, la verdad, no sé en qué época ubicar el cuento. Y el chalé del ombú aún existe. Curiosidad: ¿como meterán el auto en el garage, con semejante bestia de tronco ahí adelante? Una pena: ¿sabrá el autor que la panadería La Central cerró el año pasado y hoy hay una heladería? Le voy descubriendo el perfil piromaníaco al quetejedi: ya van varios ranchos que quema (literariamente), ¡jajajá! Me parece que de tanto leerlo se me está pegando su manera de escribir. Antes, yo era más convencional. Extra: fui a ver la casona del ombú y descubrí que no tiene piso de arriba, como sí en el cuento. En otra dimensión ha de tenerlo, si no ¿cómo iba a caber ahí la gran máquina clonadora de los E.T. del caso? Bueno, sí, claro: se trata de un Miramar irreal. ¡Felicitaciones, Raúl!

Daniel Choclín, alias “el Choclo”, filósofo realista (y ocasionalmente odontólogo) NyC en Miramar city.

Jorge Diez, por Dos de miedo

Genial el libro de Rauly.  Me lo leí por partes, porque “El reaparecido” es, como dice Matías Marini, por momentos asfixiante. Se puede uno ir metiendo en esa habitación de esa gran casa y recorrerla como fantasma que espía a ese otro fantasma que busca su libertad. Parece que nos estuviera contando, Rauly, como un Freud de la literatura, lo que pudo haber ocurrido en las cabezas de algunos que fueron parte del terrorismo de Estado setentista. “La sombra ingrávida” ya lo leí dos veces, y sigue pasándome algo similar a cuando leí “Cangrejos”: es un lenguaje tan fluido, una forma de escribir en apariencia tan sencilla, que me hizo pasar por emociones ante las cuales, en otros casos, uno se va preparando. El escritor te dice: “Cuidado, que aquí viene” (la emoción tal o cual), pero Rauly no te avisa. Parece hacer algo parecido a ese ejercicio del Actor’s Studio sobre la memoria sensorial, en el que uno se va a un lugar y a un tiempo diferentes con la imaginación y recorre con la mirada como si fuera un haz o ademán de luz que se mete en cualquier lado, en cualquier cajón, y revisa objetos que ya se habían perdido en la memoria. Eso puede hacer saltar lágrimas, provocar risas, devolver olores con sensación a “primera vez”. Rauly logra que sus diálogos se trasformen en recuerdos, en aromas, en asados, en truco, en risas infantiles y de mayores. Ese terreno que describe el amigo me fascina.

Jorge Diez, por Discepolianas de este siglo.

Leí la discepolianas y, como vino mi hermano, también las leyó. Están más que buenas esas canciones o poemas o como se llamen, donde se mezcla todo ese mundo tanguero, hoy. Abrazo grande y felicitaciones.

Jorge “Yoyi” Diez es un reconocido actor teatral (en cartel: “Cuando el tiempo está después”, Sala Payró) y protagonizó películas de Jorge Acha (“Hábeas corpus”, “Mburucuyá”).

_____________________________

Daniel Freire, por “Discepolianas de este siglo”:

Fatigado he Discepolianas, don Raoul. Quizás secretamente sea usté un poeta tanguero. A mí me encantó. (En secreto escribo letras de tango; tengo alguna musicalizada y otras en aprontes de llevarlas al pentagrama, pero son medio maletas). El letrista de tangos tiene patente de narrador. Y creo que usted le saca unos cuantos metros en el asfalto porteño al poeta puro (envidiado, como usted y otros señalan, por los narradores como nosotros), poeta ése que tampoco podría escribir Rimbaudianas. Hace falta mugre y Valleviejo (o Chissotti, si se encuentra) y tristezas de cemento para animarse a estos ejercicios con antecedentes tan prestigiosos, con una bocha de campeonatos de melancolía y de sarcasmo ganados invictos.

Y sus Apuntes tienen la ternura y la celebración en sordina que se merecen estos florecimientos enjundiosos (diría Brascó) de medio siglo después, de esta Buenos Aires pos-posmoderna, de “… y en el 2000 también”. Emprendo esta nochecita “Dos de miedo”, y después chiflo. Entretanto, felicitaciones y abrazos, DF.

Daniel Freire, por “Dos de miedo”:

Buena cosecha, don Raoul. Me costó encontrarme con su Horla, pero al fin mi tosca mente cazó el sentido de la historia, del fantasma y del asesino-torturador y sus peripecias. Está de más decir (¿y por qué lo digo, entonces?) que la prosa es maravillosa (perdón por la rima) y toma el control de la historia sin pedir permiso. Ni el coronel -o el almirante o comisario- ni el espíritu del desaparecido pueden sustraerse a la manera en que la escritura los envuelve y los deposita -ni sanos ni salvos- en el final. Que nadie lo acuse de alegoría: uno y otro están ahí, sin cosmética. Debería releer el relato de Maupassant, que fatigué hacia mis veintipico. Pero ésta es una interpretación libre, o mejor dicho, prisionera del embrujo (como dirían en un bolero) del estilo, de su estilo. Felicitaciones, don Smith Moon. Now, voy a por Lovecraft. Abrazo horlístico y cthulhuniano, DF.

Daniel Freyre, escritor, dramaturgo, actor, autor de “Tóxico y otros cuentos” (Premio Internacional Manuel Llano 2003, Cantabria, España) y contratapista de la novela “El asesino piadoso” (Raúl García Luna, Aurelia  2009).

_______________________

Virgilio Tedín Uriburu – Fondo Nacional de las Artes:

Raúl, no sólo he recibido, sino que he leído las “Discepolianas”. ¡Hay que encontrar quién pueda ponerle música y tenemos otro “Yira, yira”! Estoy en proceso de “Dos de Miedo”. ¿Almorzamos el lunes 8/7/13?

Virgilio Tedín Uriburu, presidente del Fondo Nacional de las Artes.

________________________

Ricardo Piglia:

Los recibi y los leí, Raúl. Muy bien los dos, especialmente el “discepoliano”… pero el “Dos de miedo” es también muy divertido y original. Saludos, Ricardo.

                          Ricardo Piglia, autor de “Nombre falso, “Respiración artificial”, “La ciudad ausente” y tantos otros títulos que se inscriben en lo mejor de la ficción literaria argentina.

__________________________

Graciela Bruno – Librería El Ateneo:

Me devoré las “Discepolianas” y fue una grata sorpresa encontrarme en la lista de Agradecimientos. Gracias, cariños y una pena lo que se perdió la Ed. El Ateneo. Gra.

Graciela Bruno, jefa de Prensa y RR.PP. de El Ateneo, gran impulsora de las “Discepolianas” para una edición especial que finalmente no salió en ese sello y sin embargo no desmejoró una añeja amistad periodística.

___________________________

Gustavo Nielsen:

¡Siempre es un gustazo leer a García Luna! Gran abrazo gran, Gus.

Gustavo Nielsen, arquitecto, escritor multipremiado e ilustrador de las dos ediciones de “Cangrejos” (Ediciones del Dock 1996, Aurelia Rivera Libros 2012).

____________________________ 

Luis Osvaldo Tedesco:

Gracias, viejo, sos genial. Volví a leer las “Discepolianas” y me gustaron más que antes. Presentá pronto tus libros, así te podemos acompañar nuevamente. Gran abrazo, Luis.

Luis Osvaldo Tedesco, poeta y editor que el 13/6/13 presentó su poemario “Malón en cautiverio” y en 1985 publicó “Porca miseria” (García Luna, Grupo Editor Latinoamericano), generoso comentarista de las “Discepolianas”.

_______________________________

Alejandro Abate, por Discepolianas de este siglo

Conozco las Discepolianas desde hace tiempo. De cuando García Luna las corregía para esta, su edición definitiva. Cierto es que, como han opinado otros, desde el momento en que empecé a releerlas les he sentido un aroma, un ritmo, un “dos por cuatro”, un sabor a esta Buenos Aires a la que él le canta. Creo que García Luna es, de alguna manera, también él ese tango que vive en el alma y el corazón de los porteños. Más allá de que el narrador haya repetido muchas veces que no es tanguero ni nacido en Buenos Aires, igual lo ha absorbido en profundidad. Y qué mejor excusa que un homenaje a Discépolo para demostrarlo. De yapa, excelente y prolija la traducción del poeta y periodista Andrew Graham-Yooll, que contribuye a hacer de este libro una obra de arte donde se conjugan el tango, la poesía, el ingenio y la amistad. ¡Un aplauso!

Alejandro Abate, por Dos de miedo

Más allá de haber visto crecer estos dos ingeniosos relatos, cuando su autor me los obsequió ya editados tuve que hacer un esfuerzo para darles una lectura completa. En ambos casos, sentí la curiosidad de leer también las obras originales en las cuales García Luna se basó para escribir sus largos cuentos (El Horla, de Mauppasant, y La hermandad oscura, de Lovecraft), que yo nunca  había leído. Confieso que El reaparecido me impactó mucho más que La sombra ingrávida, pero ambos son -digámoslo con franqueza- de una compleja estructura argumental, y es el Lenguaje (con mayúscula) el que se encarga de poner cada cosa en su lugar. En uno y otro, lo fantástico, lo “dark”, lo sombrío, lo terrible y hasta lo macabro van de la mano. La impecable -e implacable- imaginería del autor vuelve verosímil lo increíble, ya use la primera o la tercera persona, o tome “personajes” de la vida real, o directamente los invente o los saque de su galera. A mí, estos “dos de miedo” se me ocurren incluso cinematográficos, tanto ambientados en la orilla norte del Río de la Plata como en el paseo costanero de Miramar. El fuego y el incendio final aparecen en ambos textos, y de alguna manera ofrecen la idea de la purificación. Sinceramente, no me han dado mucho “miedo”, sino que disfruté de su lectura. ¡Que sigan los éxitos!

Alejandro Abate es bibliotecario, lector empedernido y amigo del autor desde hace cuatro décadas. También diseña esta página/blog.

3 Respuestas a “Lectores

  1. Julian

    Leí “El Asesino Piadoso” y debo decir que ese libro me ha encantado. Admiro su forma de escribir. Yo quiero ser escritor y me encantaría algún día llegar a su nivel.

  2. Pingback: Inicio | Raúl García Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s